ARGENTINA, PUNTO Y SEGUIDO

JORGE JULIO LOPEZ: EL PRIMER DESAPARECIDO DURANTE LA DEMOCRACIA

Julio López

Un reportaje de: MONTSE ARMENGOU I LLUÍS MONTSERRAT
Imagen: FERRAN PRAT
Producción: CRISTINA RIVAS
Montaje: AGUSTÍ POCH

* Artículo elaborado por Anako

Emitido por TV3- Televisió de Catalunya, en su programa 30 Minuts (el mismo programa que emitió el reportaje “Los niños perdidos de Tranquility Bay“).

Traduciré a continuación la sinopsis que hace 30 Minuts en su web.

. . .

Julio López testificando

Argentina ya tiene el desaparecido 30.001. Se trata de Julio López, el hombre que ha tenido el triste honor de convertirse en el primer desaparecido de la democracia.

Ahora ha pasado un año de su desaparición y parece que ha vuelto una de las pesadillas de la dictadura: los detenidos-desaparecidos.

Madres y abuelas de la Plaza de Mayo

. . .

López fue un testimonio fundamental en el juicio que el año pasado se celebró contra uno de los represores más crueles de la dictadura argentina, Miguel Etchecolatz.

Julio López, el hombre que desapareció el año 76 y que sobrevivió a la tortura, ha vuelto a desaparecer, ahora parece que definitivamente.

Etchecolatz en prisión –

. . .

Policías en activo que fueron colaboradores de la represión militar podrían estar detrás de la desaparición de López con la idea de asustar y de dar un mensaje muy claro: no consentirán que acabe la impunidad con que han vivido.

La derogación de las leyes de punto final y obediencia debida y de los indultos que perdonaron a miles de criminales de la dictadura militar, ya han tenido las primeras consecuencias. Así, mientras uno de los jefes de la policía de Buenos Aires, Miguel Etchecolatz, era condenado a cadena perpetua por genocidio en una sentencia histórica, desaparecía uno de los principales testimonios de cargo, Julio López, de 77 años de edad.

Testimonio gráfico de J. López-

A un año de la desaparición de López, las organizaciones de derechos humanos han tenido que volver a salir a la calle con viejas consignas reclamando la aparición con vida de los desaparecidos.

Pero el impacto por la desaparición de López no ha podido atemorizar a los testigos y los juicios continúan: hace pocos días, por primera vez se ha condenado a un sacerdote, Christian Von Wermich, por su implicación en torturas y asesinatos de detenidos.

Christian Von Wermich

. . .

La limpieza de los elementos residuales de la dictadura es, sin duda, uno de los retos que tendrá que afrontar la nueva presidenta de Argentina.

Un equipo del programa ha entrevistado al premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, a la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, además de diversos testigos, víctimas, jueces y abogados de estos juicios.

Si la ley de Punto Final intentó que los culpables viviesen en la impunidad, la justicia quiere ahora que sea en Argentina un punto y seguido.

. . .

El juez que llevó este caso es Carlos Rozansky.

Carlos Rozansky

. . .

Podéis ver el reportaje completo en el siguiente enlace:

http://www.tvcatalunya.com/p30minuts/30Item.jsp?idint=1181&item=reportatges〈=ca

ESTREMECEDOR

. . .

. . .

En Argentina insólita, se explica:

El secuestro de Jorge Julio López es una acción política para amedrentar no solo a los testigos sino al pueblo todo y dirigida a garantizar la impunidad de los genocidas.

El juicio a Miguel Osvaldo Etchecolatz se desarrolló bajo amenazas constantes y hechos inquietantes:

· Militantes de la Asociación Anahí y de la Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos fueron reiteradamente amenazados a través de llamadas telefónicas en las que se reproducían conversaciones mantenidas en ámbitos privados.

· La señora Chicha Mariani, querellante en la causa contra Etchecolatz y Presidenta de la Asociación Anahí, recibió insistentemente amenazas por carta desde el inicio del juicio. Una de ellas fue particularmente elocuente: “Si Etchecolatz es condenado, volamos la cueva montonera”, en referencia a la casa en la que en 1976 fue asesinada su nuera Diana Teruggi y secuestrada su nieta Clara Anahí.

Chicha Mariani

· Uno de los testigos, sobreviviente de un Centro Clandestino de Detención fue intimidado en la propia sala de testigos momentos antes de su declaración por un joven oficial de la Policía Federal que mencionó la supuesta existencia de una guerra contra el terrorismo durante los años 1976–1983.

· El 16 de septiembre, aniversario de la Noche de los Lápices y dos días antes del secuestro de López, Nilda Eloy, testigo y querellante del juicio, recibió en su contestador telefónico grabaciones con sonidos de sesiones de torturas.

Nilda Eloy

. . .

La desaparición de Jorge Julio López no se dió en cualquier momento:

López desapareció en la madrugada del lunes 18 de septiembre, día en que se exponían los alegatos de la querella. Era imperioso que López estuviera ese día en la Sala de Audiencias ya que como los abogados no actuaron con poder sino como patrocinantes, la presencia del patrocinado en la Sala es obligatoria.

Al existir una limitación de dos letrados por cada querellante, la ausencia de Julio impedía a dos de nuestros compañeros abogados alegar. Precisamente dos de los abogados que solicitarían la condena por genocidio.

Esta circunstancia era conocida por el Tribunal. Pero también era conocida por la defensa de Etchecolatz.

. . .

Informe de Amnistía Internacional de 25 de septiembre de 2006:

AU 254/06 Posible “desaparición”/ temor por la seguridad

ARGENTINA Jorge Julio López, de 77 años, trabajador de la construcción

A Jorge Julio López, trabajador de la construcción que ha testificado contra un hombre que fue alto mando de las fuerzas de seguridad cuando Argentina estaba bajo el gobierno militar, no se le ha vuelto a ver desde el 17 de septiembre, día en que su familia lo vió en su casa de la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires. Se teme que pueda haber sido secuestrado por personas relacionadas con el antiguo gobierno militar a causa de su participación en el juicio, y como advertencia a posibles testigos en juicios futuros similares. . .

Jorge Julio López

Jorge Julio López había sido testigo principal y querellante en el juicio contra Miguel Etchecolatz, ex director de Investigaciones de la Policía Bonaerense, condenado a cadena perpetua el 18 de septiembre. Jorge Julio López había identificado a Miguel Etchecolatz como uno de los hombres que lo torturaron mientras estuvo detenido en la Comisaría 5 de La Plata en 1976. . .

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA

Desde la vuelta al gobierno civil en 1983, abogados, familiares de las personas que “desaparecieron” mientras el país estuvo bajo el gobierno militar y miembros de organizaciones no gubernamentales que investigan esas “desapariciones” han sufrido amenazas, acoso y agresiones. Miles de personas “desaparecieron” en Argentina durante los años de gobierno militar (de 1976 a 1983). La Ley de Punto Final de 1986 y la Ley de Obediencia Debida de 1987, que concedieron inmunidad procesal a las fuerzas de seguridad, fueron declaradas nulas en junio de 2005. Varios ex miembros de las fuerzas de seguridad acusados de violaciones de derechos humanos han sido juzgados.

. . .

Manifestantes piden la aparición de J. López

. . .

La prensa argentina, el 16 de Octubre de 2007, se hacía eco de esto:

“La Policía argentina empezó hoy a buscar, en un vertedero de la ciudad de Bahía Blanca, el cuerpo de Jorge Julio López, el albañil desaparecido desde el 18 de septiembre de 2006 luego de que testificara contra el represor Miguel Etchecolatz.
Tras recibir una llamada de una persona que se dedicaba a recorrer el lugar en busca de materiales para vender y que explicó que hace un año vió a dos personas con lo que lo parecía un cuerpo, la Policía cercó el lugar, donde se realiza la compactación de residuos.

. . .

Julio López

. . .

Julio López testifica

. . .

Sentencia a Etchecolatz

. . .

Buscamos a Julio López

. . .

Julio López sigue desaparecido

. . .

Intervención urbana a un año de la desaparición de López

. . .

¿Quiere Kirtchner que aparezca López?

. . .

Esta es una muestra de que los tentáculos del poder oscuro

se extienden impunemente antes, durante y después de sucesos tan conmovedores.

Pero también, de que el miedo, a veces tiene fecha de caducidad.

. . .

* Artículo elaborado por Anako

. . .

* Enlaces relacionados:

MEMORIA DEL SAQUEO

LA TOMA

“THE WAR ON DEMOCRACY” DE JOHN PILGER

. . .

* Fuentes:

http://www.adnmundo.com/contenidos/politica/argentina_julio_lopez_vertedero_bahia_blanca_pi_161007.html

http://www.iade.org.ar/modules/noticias/article.php?storyid=1318

http://web.amnesty.org/library/Index/ESLAMR130042006

http://www.exdesaparecidos.org.ar/aedd/example2.php

http://www.lacapital.com.ar/2007/03/25/politica/noticia_376225.shtml

http://www.desaparecidos.org/arg/tort/policia/etchecolatz/

http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_Etchecolatz

http://www.larepublica.com.pe/component/option,com_contentant/task,view/id,182517/Itemid,/

http://www.elpais.com/articulo/ultima/materia/derechos/humanos/existen/terminos/medios/elpepuult/20071027elpepiult_2/Tes

http://sistemas.gba.gov.ar/consulta/noticias/noticia_ampliada.php?noticia_id=8769

http://argentinainsolita.blogia.com/2006/octubre.php

http://www.asociacionanahi.org.ar/

http://www.exdesaparecidos.org.ar/

http://www.plataforma-argentina.org/article.php3?id_article=343

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-68904-2006-06-23.html

http://www.easybuenosairescity.com/biografias/perezesquivel.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Adolfo_P%C3%A9rez_Esquivel

 

 

 

Inicio Icono

Icono Retroceso

 

Icono Mapa

 

12 comentarios

  1. rudolfganz

    “punto… y seguido.” Buen titulo, pésimo tango. El baile del homicidio impune ya dejo de llamarse dictadura, ahora se le llama democracia.

    noviembre 9, 2007 en 3:30 pm

  2. gaby

    desaparecido 30.001? miern este artículo.
    http://www.malvinense.com.ar/snacional/utj072007/00472.html
    Lo de Julio López nos puso mal a todos, no podemos creer que pasen estas cosas, todavía los psicópatas están sueltos en nuestro país.
    Saludos

    noviembre 9, 2007 en 5:40 pm

  3. noviembre 10, 2007 en 12:17 am

  4. anako

    CAUTIVADOR, Eduardo Galeano; siempre, también en el vídeo que deja enlazado Proyecto Matriz. (10 minutos emocionantemente bellos)

    noviembre 10, 2007 en 8:49 pm

  5. Artículo actualizado

    noviembre 13, 2007 en 11:00 pm

  6. Sebastian

    http://www.bolinfodecarlos.com.ar/290707_lopez.htm

    noviembre 16, 2007 en 5:11 pm

  7. -“Poné un número”, dijo el supuesto abogado.

    -“¿Cómo que ponga un número?”, dije yo con gran asombro.

    -“Claro… decinos cuánta guita querés para terminarla con el tema López”, sonrió el personaje.

    El insólito diálogo sucedió hace casi dos meses en una confitería cercana a los Tribunales de la calle Talcahuano de la Ciudad de Buenos Aires y giró en torno a las investigaciones que Tribuna de Periodistas viene realizando sobre la desaparición de Jorge Julio López. Todo empezó una semana antes, cuando sonó mi celular y una gruesa voz me interrogó: “¿El Sr. Christian Sanz?”.

    Luego de la respuesta afirmativa de rigor, el extraño personaje me invitó a encontrarnos en una confitería ubicada en la intersección de las calles Uruguay y Tucumán, aduciendo que tenía importante información para ofrecer sobre el tema López.

    Con la curiosidad a cuestas y, después de especular con lo que podría suceder en el eventual encuentro, me dirigí al lugar en cuestión. Por las dudas, llegué casi media hora antes y me senté de frente a la puerta de entrada del lugar, siguiendo los consejos al manual no escrito de “seguridad personal del periodista”. Luego de percibir ciertos movimientos raros, decidí que era mejor no quedarme allí y regresé a mi casa. A las dos horas recibí un nuevo llamado del personaje: “¡Me dejó clavado, Sr. Sanz! ¿Qué clase de periodista es usted?”, dijo alterado.

    “Mire, yo no lo conozco y sólo intento cuidar mi espalda. Vi movimientos extraños y preferí partir de allí”, aseguré. La respuesta de mi interlocutor no me alivió demasiado: “Ok, le prometo que la próxima vez voy a ir yo solo, pero no me deje plantado”.

    Después de pedir las explicaciones del caso -que no me fueron del todo evacuadas-, quedamos en juntarnos nuevamente en el mismo lugar al día siguiente. Esta vez sería todo más tranquilo.

    Es dable destacar que, aunque hubiera querido, mi curiosidad no permitiría que no concurriera a esta nueva cita.

    Los sospechosos de siempre

    La segunda vez no suele ser la vencida, pero en este caso finalmente pude concretar un encuentro que parecía esquivo y complicado. Nuevamente llegué más temprano y esta vez me tomé el recaudo de pedir a un colega -Carlos Forte- que estuviera vigilando en alguna mesa cercana del bar. El personaje llegó puntual, mirando desconfiadamente para todos lados y cargando una carpeta con papeles que parecían desordenados.

    “Encantado… Dr. Moreno”, me dijo mientras estiraba su mano para saludarme.

    “Mucho gusto, soy Christian Sanz”, dije casi automáticamente y sin pensar. Era obvio que el personaje conocía quién era yo, pues se había dirigido hacia mí sin vacilar. “¿Te puedo tutear?”, preguntó sin esperar respuesta de mi parte, para luego disparar la famosa frase: “Poné un número”.

    Ipso facto, me explicó que había “personas interesadas en que no siguiera avanzando” en la investigación del tema López. El supuesto abogado no se había presentado como vocero del Gobierno, pero era obvio que de allí provenía el ofrecimiento. Generalmente, nadie suele presentarse como “representante oficial” de quien quiere coimearnos, pero es algo que se sobreentiende.

    A esta altura vale aclarar un punto que tiene que ver más con la fantasía de la gente que con la realidad cotidiana: no es usual que al periodista le sea ofrecido dinero para detener alguna investigación. En mis más de diez años de trabajo sólo tuve unos tres o cuatro propuestas, las cuales fueron denunciadas oportunamente por mí (1).

    Otra fantasía tiene que ver con la cantidad de dinero que se ofrece al hombre de prensa, donde el imaginario popular -seguramente nutrido por películas hollywodenses- imagina “gratificaciones” que se miden en millones de dólares. Al menos en la Argentina, las cifras más elevadas pueden llegar a rondar los $ 50.000.

    En este caso puntual, parecía no haber techo para mis eventuales pretensiones. El ofrecimiento de “poner un número” a mi antojo parecía insinuar una cifra importante de dinero y realmente encendía mi curiosidad. La única condición era no publicar nada más sobre el tema López, lo cual me dejaba en claro algo que ya sabía sobradamente: que estaba en el camino correcto de investigación y que el Gobierno de Kirchner estaba seriamente comprometido en la desaparición del albañil.

    Debo admitir que me sorprendió sobremanera la propuesta y tardé varios segundos en reaccionar. Cuando pude hacerlo, ametrallé a preguntas al personaje: “¿De dónde proviene el dinero que me ofrecen?” “¿Quién me lo está ofreciendo puntualmente?” “¿Por qué?” “¿Quién es realmente usted?”. Todas las preguntas fueron respondidas sólo por una sonrisa socarrona.

    Esa mueca daba todo por sobreentendido, pero ¿estaba todo sobreentendido? Para mí, no lo estaba en lo más mínimo.

    Sea como fuere, le dije al personaje que no estaba interesado en la propuesta. “No sólo rechazo el ofrecimiento, sino que lo voy a denunciar en Tribuna”, dije aún confundido. “No te equivoqués, Sanz, te estás metiendo con gente pesada”, me dijo antes de partir. “¿Es una amenaza?”, pregunté indignado.

    “No, es sólo un consejo de amigo”, respondió el personaje. Fue el fin de la conversación.

    El que avisa, no es traidor

    Desde hace meses, cuando comenzamos a investigar el caso López, venimos ofreciendo evidencia no sólo a la familia del desaparecido albañil, sino a los funcionarios del Juzgado Nº 3 de La Plata que llevan adelante la causa judicial pertinente.

    En lo personal, he pedido declarar en el expediente a efectos de aportar mi propio testimonio y las pruebas que llevo colectadas a lo largo del tiempo. Jamás he obtenido respuesta alguna por parte del juez Arnaldo Corazza ni de sus auxiliares de la Justicia. Frente a tal panorama, hace casi dos meses ofrecí nuevamente las pruebas colectadas al fiscal de la causa, Sergio Franco. Allí le dije que contaba con “información que podría servir a la causa que se instruye” y que estaba interesado en “poder brindar detalles y pruebas de lo indagado” por mí. Jamás me fue respondido el ofrecimiento, lo cual demostró nuevamente el desinterés judicial para resolver el tema.

    A dicha falta de interés se le suma el de los poderes Ejecutivo y Legislativo vernáculos. Desde que comencé a colectar pruebas he estado sentado frente a políticos de renombre de diversos arcos políticos: desde la izquierda de Vilma Ripoll y Marcelo Parrilli, hasta la derecha de Ricardo López Murphy, pasando por el ARI a través de Eduardo Macaluse, jefe de la bancada de diputados por ese partido (2). Todos ellos han mostrado completo desinterés por el tema, algunos por temor y otros por motivos desconocidos por mí.

    La única legisladora que intentó hacer algo al respecto ha sido Nora Guinzburg del PRO, quien sufrió el espaldarazo de sus colegas en plena Cámara de Diputados (3).

    Por si esto no fuera suficiente, tampoco a la familia de López le interesa saber la verdad. Los ofrecimientos de evidencia a Rubén López (hijo del desaparecido Julio) nunca han sido respondidos por él. El mismo ofrecimiento le fue hecho a su abogada, Myriam Bergman, a quien le dije sin rodeos: “Le escribo por tercera vez para ofrecerle DESINTERESADAMENTE información sobre lo sucedido con Jorge Julio López”.

    La respuesta es realmente disparatada: “Sr. Sanz, sería muy útil que se presente al Dr. Corazza y declare todo lo que sabe”. Teniendo en cuenta el “ninguneo” que hace la Justicia frente a mi ofrecimiento de evidencia, es un consejo estúpido. Al mismo tiempo, me genera algunas dudas:

    Más allá de que declare o no judicialmente, ¿no le interesan a la letrada las pruebas que tengo en mi poder? ¿No hay un atisbo de curiosidad, acaso, por ver qué evidencias poseo?

    Por otro lado, si quiere que declare ¿Por qué no solicita ella misma mi testimonio al juzgado pertinente? Es obvio que obtendrá más resultados que yo. Preguntas sin respuesta.

    Concluyendo

    Lo sucedido en los últimos meses es realmente grave. No sólo el ofrecimiento de dinero que he vivido en carne propia, sino el desinterés oficial por esclarecer este tema. Recordemos que la hipótesis manejada por Tribuna de periodistas vincula al Gobierno nacional con la desaparición de López y es algo escandaloso. A las sospechas se suman cada vez más evidencias, las cuales se siguen ofreciendo una y otra vez tanto a la Justicia como a la familia y abogados del evaporado albañil.

    Pronto se cumplirá un año de la mencionada desaparición y seguramente habrá marchas y pedidos de aparición con vida del testigo. Muchos se rasgarán las vestiduras una vez más y gritarán desaforadamente contra los viejos monstruos del pasado. Seguramente lo harán desconociendo que esos monstruos no pertenecen al pasado, sino al más actual y oscuro presente.

    Notas:

    (1) Uno de esos ofrecimientos y posterior “escrache” puede leerse en:
    http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=1508

    (2) Esta semana estuve reunido con Esteban Bullrich de Compromiso para el cambio. Fue mi último intento por hacer algo al respecto desde la política.

    (3) Ver http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=2817

    noviembre 16, 2007 en 6:16 pm

  8. anako

    ESTREMECEDOR.
    Sobran más palabras.

    noviembre 16, 2007 en 9:29 pm

  9. Algo

    La dictadura no entiende de derechos y deberes.

    SOLO DE PODER.

    Salud para todos.

    noviembre 24, 2007 en 6:20 pm

  10. Apareció sobreviviente de dictadura y testigo clave en Argentina
    TeleSUR _ 01/05/08 – 08:21 CCS

    Juan Puthod, sobreviviente de la dictadura argentina (1976/83) y testigo clave en causas por violaciones a los derechos humanos, apareció con vida la noche del miércoles en la localidad bonaerense de Zárate, indicaron familiares, tras haber desaparecido el martes al anochecer.

    La aparición de Puthod fue confirmada por sus vecinos, quienes dijeron a cadenas de televisión locales que “tenía la cara muy golpeada”.

    Puthod era intensamente buscado por las fuerzas de seguridad de la provincia de Buenos Aires y su caso causó gran preocupación en el gobierno de la presidenta Cristina Fernández porque se trataba del segundo testigo de violaciones de los derechos humanos desaparecido en democracia.

    http://www.telesurtv.net/secciones/noticias/nota/27352/aparecio-sobreviviente-de-dictadura-y-testigo-clave-en-argentina/

    mayo 2, 2008 en 12:07 am

  11. anako

    Yo pisare las calles nuevamente

    Gracias, Alien. Con tu permiso traslado este enlace aquí.

    noviembre 30, 2008 en 10:30 pm

  12. Inglaterra envió cuatro aviones a las Malvinas y Argentina protestó

    septiembre 23, 2009 en 2:38 pm

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s